Opinión

CONSTRUIR UNA ECONOMÍA SOLIDARIA, ESE ES EL RETO

E-mail Imprimir PDF

Por: Alberto Acosta

Vía: La Línea de Fuego

Quito, 21 de octubre de 2012

Un nuevo régimen de producción debe basarse en la norma constitucional que establece la Economía Social y Solidaria, y que postula que el centro de toda actividad económica es el ser humano. Pero no desde una visión antropocéntrica, pues el ser humano no solo debe ser solidario con los demás, sino que debe vivir en armonía con la Naturaleza, de la que forma parte. Ese es el punto de partida del Buen Vivir.

Igualmente, como dispone la Constitución de Montecristi, hay que asegurar una relación armónica entre Estado, mercado y sociedad. Al mercado hay que civilizarlo, para lo cual el país ya cuenta con una ley para el control de las operaciones oligopólicas y monopólicas; ley que, sin embargo, carece de poder para afectar las estructuras monopólicas y oligopólicas existentes, que frenan el desenvolvimiento dinámico de la economía. Por ello es importante romper con aquellas estructuras que hegemonizan el aparato productivo.

Si bien es cierto que al mercado hay que controlarle para que este no se sitúe por encima de los intereses de la ciudadanía y las personas, no creemos que sea función del Estado entrometerse en la vida cotidiana de la ciudadanía. El Estado no puede ser una suerte de inspector de las costumbres ciudadanas que prohíbe las conductas sociales (como sucede con la prohibición de vender cerveza los domingos o peor aún que un burócrata estatal pueda decidir cuál debe ser la vocación profesional de la juventud que quiere estudiar en una universidad).

Leer más

C I E L O S C A Y E N D O: Cajamarca y Conga después de la "suspensión"

E-mail Imprimir PDF

Por: Raphael Hoetmer*

El mensaje de la suspensión de Conga y la publicación de una encuesta que confirmó una oposición de casi 80% de la población de Cajamarca al proyecto, formalizaron una realidad que ya estaba creada de facto por las luchas locales hace meses: la inviabilidad de Conga.

Una vez más tuvieron que pasar episodios de violencia que destruyeron vidas de ciudadanos peruanos para que el gobierno y los poderes fácticos se dieran cuenta de ello. Y esto en un caso donde había predominado la estrategia de resistencia pacífica implementada con mucha disciplina por el Comité Unitario de Lucha, pese a la cantidad de provocaciones y agresiones ejercidas por las fuerzas del orden.

Por todo ello, en Celendín, Bambamarca y Cajamarca no se siente la suspensión del proyecto como una victoria. Sigue la maquinaria de la empresa en la zona. Se sabe del plan de reiniciar las actividades dentro de unos años. Está el dolor de los lesionados y de las familias de los asesinados. Persiste la impunidad de los responsables de la violencia y la muerte. Y cientos de casos judiciales contra los dirigentes sociales, autoridades y activistas siguen en marcha.

Leer más

De amores y luchas

E-mail Imprimir PDF

 

Por: Vero Ferrari

Vía Diario 16

A los 18 años fui al Movimiento Homosexual de Lima (MHOL) y no me atreví a tocar la puerta. Di varias vueltas alrededor de esta casa que se veía tan común como cualquier otra de Jesús María. Hasta pensé que una casa así no podría ser del MHOL. La casa del MHOL, según lo que imaginé, tenía que tener mil colores, y la que yo veía era de un color inocuo y aburrido.

No toqué y regresé a mi vida "normal". Esa vida que luego abandonaría para cumplir esos sueños que a veces me despertaban por las noches. Y Freud siempre tuvo razón. Esos sueños representaban lo que yo realmente quería y me negaba a vivir. Así que diez años después volví a esta casa, que aún mantenía sus colores aburridos, y toqué la puerta, entré y mi vida nunca más fue la misma, salí como una mujer nueva o, mejor dicho, una lesbiana nueva.

El MHOL reconstruye y posibilita vidas. He visto a un sinfín de lesbianas, transgéneros y gays venir con la autoestima en el piso y salir valientes y orgullosos. El MHOL da la posibilidad de vivir lo que realmente quieres vivir y luchar por ello con todas tus fuerzas, con todas tus ganas, con toda tu vida. Me dio la posibilidad de empezar de nuevo y esa oportunidad se la ha dado a muchos. Por eso el MHOL no es una organización más que lucha por los derechos humanos. No es un grupo de locas que siempre está metiendo el tema LGTB por donde vaya... o no es solo eso.

 

Leer más

Yo aborté

E-mail Imprimir PDF
Por: Veronica Ferrari

 

Vía: Diario 16 http://diario16.pe/columnista/37/veraonica-ferrari/2021/yo-abortae

Por muchos años estuve inserta en el sistema heterosexual, lo que me llevó a exponerme a una serie de violencias que viven las mujeres heterosexuales, entre ellas un aborto inseguro y clandestino. Como las más de 400 mil mujeres que abortan en el Perú, tuve que arriesgar mi vida porque no quería ser madre. Imagino que muchos dirán que fui irresponsable, que debí cuidarme, que lo que se gestaba en mi vientre no me pertenecía y, por lo tanto, no tenía ningún derecho a interrumpirlo, que debí ser madre sin realmente desearlo, que debí ser madre a pesar de que todas las circunstancias a mi alrededor me decían que ni yo ni lo que se gestaba en mí íbamos a tener la posibilidad de una vida digna.

Y decidí no serlo, y me arriesgué a morir en una camilla del más precario consultorio ginecológico de Villa El Salvador, soportando los comentarios machistas del doctor y gastando los pocos ahorros que tenía. Sabía también que todo lo que había escuchado sobre las mujeres que abortan no me iba a permitir sentirme cómoda con mi decisión por mucho tiempo, a pesar de que luego de abortar el alma me volvió al cuerpo y sentí el mayor alivio que pudiera sentir alguien.

Yo tuve la suerte de poder abortar, y tengo el orgullo de poder compartir esta experiencia con millones de mujeres en el mundo, de poder hablar de ella en primera persona, de decir que fue una de las decisiones más importantes de mi vida y que no me arrepiento de haberla tomado. Tuve la suerte de que los discursos misóginos e hipócritas del Estado y de la Iglesia no truncaran mi vida ni mi futuro. La suerte que año tras año no tienen las miles de adolescentes que se convierten en madres contra su voluntad, condenadas a mantener y reproducir la pobreza, y a imposibilitar sus vidas y las de sus hijos.

 

Leer más

La religión de la Modernidad y la crisis ecológica global. Una mirada desde la periferia (de)colonial.

E-mail Imprimir PDF
Sobre cultos oficiales y creencias profanas...

La religión de la Modernidad y la crisis ecológica global. Una mirada desde la periferia (de)colonial.

Horacio Machado Aráoz (Colectivo Sumak Kawsay – Asanoa Catamarca; Docente de la Universidad Nacional de Catamarca)

Vía:ALAINET http://alainet.org/active/58181

Estamos viviendo las etapas 'más avanzadas' de una civilización que ha nacido, ha crecido y se ha mundializado declarándole la guerra a la Madre Tierra, la fuente nutricia de todas las especies, incluida la humana... Nosotros, en gran medida, hemos sido 'educados' en esa 'civilización'. Se nos ha 'enseñado' que el Ser Humano está por encima y por afuera de la Naturaleza; que somos 'superiores', y que estamos para dominarla y someterla. Nos creemos el Sujeto y la pensamos como Objeto...

Pero, más aún, nos hemos acostumbrado a creer (y a sentir) que 'vivimos para progresar' y que el 'progreso' se logra a costa de la explotación de la Naturaleza... Y así, toda nuestra ciencia y nuestra tecnología se han 'desarrollado' en una carrera alocada por su conquista y explotación. Hemos dedicado nuestra inteligencia y esfuerzos a crear saberes y herramientas inventados por y para la 'mejor' explotación de la Naturaleza, es decir, de los 'recursos naturales' (naturaleza exterior) y de la 'fuerza de trabajo' (naturaleza interior)... Explotación racional, le dicen... La guerra ha sido su "gran laboratorio", extendido ya a escala planetaria. Grandes 'inventos' y 'adelantos tecnológicos' han nacido de la preparación para la guerra, o en sus campos de batalla, en la interminable competencia entre potencias por la 'superioridad' militar... Es que del poderío bélico depende –en última instancia- la capacidad de apropiarse de la Naturaleza... Medio indispensable de conquista, la guerra ha sido así también el móvil básico de la producción de 'conocimientos' y, en definitiva, del 'confortable' mundo del 'progreso'...

 

Leer más

Pág. 6 de 27